La división de Investigación y Desarrollo de INKAS® se complace en anunciar su patente para un cemento innovador que extiende su vida útil y reduce significativamente los gases de efecto invernadero, un problema global causado por uno de los materiales de construcción más utilizados en el mundo, y que no ha tenido una solución práctica hasta ahora.

Si bien el concreto es el material de construcción más utilizado, rara vez se habla que su uso dé como resultado cientos de miles de toneladas de desechos cada año. Es el responsable de emitir miles de toneladas de CO2 a la atmósfera, al producir cantidades innecesarias de cemento que finalmente terminan descartándose.

El cemento es el componente principal del concreto. Este está disenado para que al estar expuesto al agua tenga una reaccion quimica que genera el endurecimiento del cemento y se convierta en concreto. Sin embargo, esta característica altamente valorada del cemento tiene un lado negativo: cualquier exposición a la humedad en el ambiente, provoca que inicie la reacción química irreversible, perdiendo su finalidad y lo vuelva inservible.

Este inevitable deterioro del cemento durante su transporte y almacenamiento limita significativamente su vida útil, la cual generalmente no supera los 6 meses y, en muchos casos, menos de 3 meses desde su entrega. El cemento que caduca es inutilizable y simplemente se desecha, esto crea un desperdicio importante de los recursos naturales que se emplearon y el combustible que se quemó para producirlo.

La única solución práctica hasta la fecha ha sido almacenar el cemento con cuidado. La recomendación es aislar el cemento y sus mezclas secas de la humedad en la atmósfera, mediante el uso de bolsas de plástico multicapa herméticas y almacenarlas en cuartos de almacenamiento deshumidificados con mínima circulación de aire y apilados lejos de las paredes.

Con respecto al cemento, se considera que dividirlo en pequeñas porciones y almacenarlo en bolsas más pequeñas, brindará una mejor protección contra la humedad. Pero la pregunta sigue siendo: ¿Cuál es el límite del tamaño ideal de esta porción más pequeña? El equipo de I+D de INKAS® se propuso responder a esta pregunta y, a través de una investigación y pruebas exhaustivas, ha determinado que el tamaño ideal es un grano de cemento individual.    

El equipo de I+D de INKAS® ha demostrado que los granos se pueden recubrir individualmente para evitar su reacción con el agua. Para lograr esto, cada grano de cemento es empacado con una cubierta protectora impermeable.

INKAS® ha desarrollado, producido, probado y demostrado este proceso innovador.  Obtuvo una patente para el cemento y el proceso para producir cemento autoprotegido. Este proceso asegura que cada grano de cemento se proteja de la humedad del ambiente, lo que aumenta considerablemente la vida útil del cemento.

INKAS® agradece a sus socios, y en particular a Estelle Havva Balevi de NRC-IRAP, por hacer posible esta investigación. Con este apoyo, el equipo de I+D de INKAS® pudo completar el análisis microestructural, el análisis estadístico del envejecimiento del cemento y recibir el respaldo necesario para validar este proceso y asegurar la patente. Para obtener más información sobre el cemento autoprotector, visite la página de patentes.

Comments are closed.